domingo, 17 de julio de 2011

La fe en los sueños,camino del destino


Octubre de 2010. Daniel se encuentra mirando la web de su universidad española, de la que ahora se encuentra tan lejos, y da con la sección de becas internacionales. La misma que visitaba un año antes para encontrarse donde actualmente reside. Curioseando, descubre unas becas con destino a Sudamérica, y decide interesarse un poco más. Descubre que hay tres programas de movilidad con destino al Nuevo Continente, y en el mismo día, se entera también de otra beca de movilidad dentro del territorio nacional.
Al cabo de una semana, seguido de una voz interna, solicita los 4 programas de movilidad. Todos rellenados por la web, y enviados por correo certificado, siendo entregadas por un amigo de la universidad, el cual llega a firmar algunas de las solicitudes que a Daniel se le olvido firmar. Las dudas respectivas de cada programa son preguntadas por email, y respondidas según la unidad de tiempo burocrático; a saber, es 3 veces mayor que la unidad de tiempo del resto de mortales.
A su vez, Daniel tiene que lidiar con un período de estudios en el extranjero, donde por primera vez se enfrenta a una nueva cultura, un nuevo idioma, una nuevo sistema educativo con mucho más presión que el anterior, y un pequeño enamoramiento que le trastorna por las noches. Algunos de los cursos, tras estudiarlos hasta más de 12 horas en el mismo día, le son suspendidos. Continúa con los problemas de comunicación con todo aquel que no habla el español, y la chica que le sonreía decide cambiar de compañero de juegos dejandole tirado. Y sobretodo, echa en falta a su familia. Maldita nostalgia, piensa.
Sin embargo, no todo es malo por supuesto. Daniel, consigue aprobar 4 cursos de 5, el inglés lo habla con facilidad en primavera, y le conceden todas las becas que solicitó. Una vez más, Daniel sabe, que pese a las adversidades, debe perseguir aquello que le atrae. Aquello que su voz le indica. Los sueños que no se cuecen en el cerebro, sino en el corazón.
Tal es la situación, que Daniel debe seleccionar entre las becas, pues las 4 no son compatibles. Escoge una para Brasil correspondiente al 1º semestre, y la beca nacional para el segundo semestre.
Aquí comienzan los problemas in-humanos, que suelen luchar contra los aspiraciones humanas: burocracia.
El papeleo que debe realizar es gigantesco para ambas becas, estando en el extranjero le es más complicado debido a no poder presenciarse en muchos de los lugares que se le requieren. Todo es a través de Internet y de amigos en España. La sacudida de emails que manda y recibe cada día es inmensa, y muchas veces por ello descuida su actual curso en el país escandinavo donde se encuentra. Aquellos que solo hablan con él de vez en cuando, y que no conocen su situación diaria, dicen envidiarle... A él le hace gracia.
La burocracia llega a dificultarle tanto la confirmación de sus nuevos proyectos, que a falta de 1 día para el vuelo, aún no tiene visado para viajar, lo que puede ocasionarle:
1. Pérdida de 500 E, que no son suyos (plus de preocupación y angustia para él), correspondientes a la ida del vuelo
2. No asistencia al curso que empieza esa semana; La no asistencia al inicio de clases se castiga, según las clausulas del programa de movilidad, en una retirada de la beca y del convenio educacional.
Se enfrenta a la posibilidad de quedarse "en blanco" durante 6 meses, y lo que le da más rabia, que sus planes se vean alterados por una burocracia que no tiene tiempo para preocuparse del perjuicio económico y personal que provocan, pero sí del malgasto de dinero en privilegios y/o personal incompetente.
Pero Daniel cree en sí mismo, y en el devenir de las cosas. Y la mañana del vuelo a Brasil, Daniel llega al consulado brasileño una hora antes de que abran las puertas, y tras hablar, y exigir una respuesta por un fallo de papeleo que él no cometió pero que él pagará de no verse solucionado, consigue el visado. Y aquí sentado en el aeropuerto de Sao Paulo, espera que le venga a recoger un desconocido que le resulto agradable por una web de contactos, contándome lo que considera una historia en la cual la fe se convirtió en la espada de su destino.

2 comentarios:

  1. ¿ Sí o qué ?. Mis más sincera enhorabuena a Daniel!

    ResponderEliminar
  2. "muchas gracias Esperada"...de parte de daniel ;)

    ResponderEliminar