jueves, 3 de noviembre de 2016

Hay vida después del cole #sindeberes

Se ha iniciado recientemente una huelga de padres contra los deberes escolares de sus hijos.

Consideran que la demanda diaria de deberes escolares por parte de los colegios priva a sus hijos de disfrutar de su infancia y propios intereses. De hecho, sumando las horas que pasan en el colegio más las horas que necesitan para terminar los deberes de cada asignatura de cada día, los niños logran jornadas “laborales” mayores a los de los adultos (40h semanales).

Los argumentos de estos padres, y muchos otros miembros de la comunidad educativa, en contra de los deberes escolares no va dirigida solo en el ámbito ético, el respeto al tiempo libre e intereses propios del niño, sino también en el aspecto educativo. Se basan en aquellos estudios donde escuelas que no mandaban deberes de forma diaria, como rutina escolar, no mostraban peores indices académicos que escuelas más convencionales donde los niños sí recibían deberes diarios a casa. Tales estudios sí mostraban diferencias en el aspecto personal, donde los niños sin deberes decían estar más felices y satisfechos en día a día dentro y fuera de la escuela, lo que influye en su motivación profesional.

Image result for #hayvidadespuesdelcole
Artículo periodistico sobre la alternativa a los deberes. Fuente: sindeberes.com

En el aspecto familiar, los partidarios de la huelga contra los deberes escolares también reclaman la falta de espacio y tiempo que conllevan los deberes para fomentar mayor dialogo familiar. Protestan del escaso tiempo y energía que sus hijos tienen para jugar con sus herman@s, padres, y otros familiares cuando reciben deberes de forma sistemática.

Así, cuestionan el modelo educativo intrusivo y mecanizado convencional. Consideran que el tiempo que los niñ@s trabajan en la escuela debería ser suficiente para aprender las asignaturas que nuestra sociedad considera como necesarias para sus oportunidades futuras. Por otro lado, creen que el desarrollo de un niño es mucho más amplio que las asignaturas escolares, y las actividades lúdicas, sociales y familiares que fomentan ese desarrollo también merecen su tiempo. Un tiempo personal que los deberes amenazan.

Obviamente estoy muy a favor de estos padres y educadores que secundan la huelga contra los deberes. Si bien pienso que la práctica reiterada de una técnica y el uso repetido de un conocimiento contribuye de forma esencial al aprendizaje del mismo, también pienso que esa práctica y uso va supeditada de la energía y motivación del estudiante. Obligar a un niño a practicar algo que ya ha trabajado en clase, es como pedirle a un trabajador adulto que realice horas extras una vez termine su jornada laboral. Un despropósito.


#sindeberes #hayvidadespuesdelcole

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada