miércoles, 13 de agosto de 2014

Soy profe, nada más me importa(s)

Fotograma de la pelicula Half Nelson. Fuente: www.goodbadaverage.com
Hoy acabó la semana de orientación.

Una semana ajetreada, dedicada a una toma de contacto con los nuevos estudiantes que entran este año (séptimo y octavo básicamente, de 11 a 14 años). A pesar de ser solo una toma de contacto, los profes que hemos participado teníamos 3h de clase diarias con los 3 grupos de alumnos que había, añadiendo 2 horas más de clases de “Desarrollo Profesional” dirigidas a nosotros (los profes) impartidas por el jefe de estudios (o como aquí llaman, Academic Director). Quitando las clases, la preparación de las clases, asistir al DP... También nos estaban pidiendo los plan lesson para las dos primeras semanas de curso (que empiezan este sábado que entra). Un agobio...

Las clases con los nuevos estudiantes han ido muy bien. A pesar de que algunos alumnos tienen un nivel de inglés muy bajo y cuesta hacerse entender, creo que la semana les ha servido para que cojan mi ritmo en clase y sepan situarse en ella. No he tenido problemas de comportamiento con ninguno, aunque alguna vez me ha tocado mandar callar a alguien, o pedirle que se quedara después de clase para re-hacer los deberes. Ha estado muy bien conocerles y que me conozcan. Sobretodo con el grupo A, donde hemos trabajado qué es la ciencia, qué relación tiene con nuestra vida diaria (así como con la historia) y cómo se trabaja, nos lo hemos pasado muy bien y las clases han sido muy dinámicas. Les he hecho desnudar su cerebro con cada pregunta, y les he hecho cuestionar su forma de pensar y analizar los hechos en una situación propuesta. Ponía el 100% de mi energía en cada clase, y creo que los alumnos lo han agradecido. Hoy, en el pequeño test que les he hecho para comprobar lo que habían retenido de la semana, todos me han escrito lo mucho que les ha gustado las clases, y por la noche me han dado el premio al mejor profe de la semana de orientación.

Sin embargo no todo ha sido positivo. Como decía arriba he tenido muchísimo trabajo, y de hecho aún debo terminar los lesson plan del curso. Richard, el jefe de estudios agobiarme con trabajos y documentos desde que llegué aquí en Abril. Y esta última semana ha sido ya el colmo.

Durante las clases de DP no he tenido problemas con él: él daba la clase y los demás escuchábamos. Pero el último día nos mandó dar una clase de prueba (con temario real) a los profes que allí estábamos, quienes harían de estudiantes y plantearían problemas en el desarrollo de la clase. Ni que decir tiene que acabó convirtiéndose en un juego, y a cada momento alguien lanzaba una bola de papel por el aire, o se quejaba de algo, o hacía preguntas sin sentido... A pesar de que supiéramos eso contaría en contra del profe que le tocaba dar la clase. Cuando me tocó a mí, tenía claro que iba a cortar de raíz cada comportamiento excesivo: si no te comportas como estudiante y quieres crear problemas, no eres parte de mi clase; te mando fuera (a la oficina de estudios) con el consiguiente castigo. Así mismo, si un alumno me reta en público, le respondo en público y a continuación le mando fuera para no darle la oportunidad de “pelear”. Pues bien, a Richard no le gustó casi nada de lo que hice. Criticó mi metodología (a pesar de seguir las pautas que nos dio), criticó las cosas que ponía y no ponía en la pizarra, y crítico mi manera de encarar un problema cuando una compañera se ponía a escuchar música con el iphone (tres veces).

Me dijo que era una persona frustrada y debía dejar mi frustración fuera del aula. Que mi actitud denotaba un comportamiento inmaduro. Según él, le había dado permiso para no asistir a clase y había sacado a relucir mis frustraciones. En fin, que me quiso joder con la dichosa evaluación profesional. Me quedé toda la noche pensando en ello, y esta mañana me interrumpían dichos pensamientos durante mis últimas clases. Menos mal que los exámenes salieron bien, lo que me indica que los estudiantes están recogiendo los conocimientos que les quiero transmitir, y que me han hecho saber están disfrutando en clase.


He decidido no dar demasiada importancia a lo de Richard. Yo lo que quiero es ser mejor profe y mejor persona cada día, así que lo que Richard o cualquier otra persona me pueda aportar, lo aplicaré. Pero si intentan que dé un paso atrás, lo siento pero no te voy a prestar atención, amigo. 

2 comentarios:

  1. Ánimo!
    A lo mejor el que está mostrando sus frustraciones es él...

    ResponderEliminar
  2. Creo que le jode le lleve la contraria xD

    ResponderEliminar