viernes, 16 de noviembre de 2012

IX. De vuelta a Sta. Cruz

Campo devastado por el incendio que sacudió La Palma en Agosto-2012

13- Agosto:

Fue la primera noche que pasé "completamente al raso". Quiero decir, si hasta el momento, dormía metido en el saco, reposando encima de la asterilla, esa noche el saco me lo puse de almohada: me dormí con la ropa puesta (la que tenía reservada para la noche y no para caminar) sobre el aislante. Nada más. Al principio he de reconocer que me costó. Me daba miedo dormir "desprotegido" de mi querido saco, pero al final me di cuenta que era un miedo inútil, propio de mi educación urbana... Seamos claro, un pinar en La Palma no es la selva amazónica; nada era peligroso allí. Dormí como los ángeles.

La jornada no resultó nada dura, pues era corta y llana. Sin embargo fue algo triste, ya que tuve que pasar por las zonas que se habían quemado durante el incendio que se inició justo al yo llegar a la isla. Si un incendio ya es una catástrofe de por sí, imaginaos en lugares donde se vive de la agricultura y ahora comienza a potenciarse el turismo rural: afecta negativamente en todo. Afortunadamente, en Canarias existe una especie de pino, el pino canario, que tiene la capacidad de recuperar pronto la población una vez ha sucedido un incendio (de hecho, ha comenzado a exportarse a países como EEUU). Otro punto positivo del incendio, siento decirlo, es que servirá para dar un toque de atención a las autoridades y sociedad: es un deber cuidar el medio ambiente por respeto y las consecuencias que nos acarrea. No me pareció normal, ver fincas donde la maleza y hierbajos creciesen a sus anchas por abandono/irresponsabilidad del propietario/administración, ni que pudiera verse basura (entre ellos cristales, fuente de muchos incendios) en muchos parajes.

Llegué a Villa de Mazo cerca de las 13h, tras 4,30h de caminata. Allí espere a Cristina y Pablo, unos amigos de Paula, que iban a hospedarme en su casa por esa noche. Volver a la civilización tras 7 días lavándome en la playa, comiendo latas, y durmiendo al raso, me pareció maravilloso xD Además, ambos eran muy simpáticos, tratando en cada momento que me sintiera lo más cómodo posible. Me cocinaron, y luego me llevaron a una cala preciosa de Fuencaliente (justo la ciudad de la que había venido). Por la noche nos acercamos a Santa Cruz, comimos unas cachapas venezolanas, y tomamos unas cervezas con todo el grupo: Paula, Cristina, Pablo, y amig@s de ellos. A pesar de mi insistencia, creo que casi me invitaron a todo... Muy buenos anfitriones.

Volviendo a casa, me prepararon el sofá-cama del salón. No sé como se dormirá en una suite, pero aquello fue la ostia.

14- Agosto:

Me levanté con cierto sueño, sobre las 8,30h, y es que me había acostado a las 2h esa noche habiendo acostumbrado al cuerpo durante 7 días a dormir cuando caía el sol: a las 21h. Mismo daba, todo bien. Esa sería mi última etapa de mi primera fase en La Palma: rodearla por el camino real de la costa, el GR130. Solo tenía que caminar un par de horas hasta Santa Cruz... Solo eso... Sin embargo, y como ya me habían previsto Cristina y Pablo, las indicaciones del camino desaparecieron, y me perdí. Un trayecto que normalmente se hubiera podido hacer en 2 horas, tardé en hacerlo 3,30h. Una impotencia encima que no os podéis ni imaginar... Llegué a casa de Paula, quién la noche anterior me había colocado las llaves en un lugar seguro, y por supuesto, me había invitado a pasar la noche allí. Descansé casi todo el día. Leí, lavé la ropa, y miré los mapas de las siguientes rutas: la ruta del Cubo de la Galga, y la ruta del Bosque de los Tilos junto con los nacientes de Marcos y Cordero.

Por la tarde-noche cuando Paula llegó, hablamos de mis días a la intemperie (ella creía que no iba a durar ni dos días xD), de anécdotas que nos habían ocurrido durante la semana, y por último, hablamos de político. 15M a muerte!! jeje

Su hijo pequeño y yo dormimos de nuevo en la litera. Él abajo, yo arriba... Como un bebé, no digo más.

2 comentarios:

  1. Que bien todo no?
    Me encantan que haya gente tan hospitalaria y generosa!
    Besos

    ResponderEliminar