sábado, 15 de noviembre de 2014

Matar el tiempo libre

Niña somali en Kenia. Fuente: globaliving.org
Terminamos el primer trimestre el pasado martes, y comenzamos el segundo la semana que viene. Tres días más de vacaciones nos quedan.

Realmente no puedo decir que estén siendo vacaciones puesto que no hemos salido, ni vamos a salir, del internado en estos 7 días. Es muy aburrido, sinceramente.

No hay nada que hacer salvo corregir exámenes finales, preparar nuevas lecciones para el siguiente trimestre, jugar al baloncesto por la tarde, y ver una peli por la noche con algunos profes. Al menos, espero que mañana o pasado nos “saquen” a Hargeysa para comer o cenar.

El otro día hablaba con uno de los profes, Alex (uno de los más cercanos tras el “abandono” de mi querido compañero mexicano), sobre el ambiente laboral. Si bien es cierto que este año lo encuentro mejor que cuando llegué a la escuela en abril, mi compañero y yo coincidíamos que se siente cierta apatía o desinterés por hacer cosas juntos. Cosa que mejoraría mucho nuestro día a día.

Cuando llegué aquí pensé que era cosa de estadounidenses esto de no hacer cosas juntos, o no hablar durante la cena o la comida. Pensé que como otras países del norte, eran más fríos que nosotros, los mediterráneos. No creí que se tratase de conflictos entre nosotros, o falta de interés, sino más bien a algo cultural. Pero tras hablar con Alex, vi que no es así.

Ahora más que nunca pienso que vivir tanto tiempo en el mismo sitio, con la misma gente, sin otra cosa que trabajar te vuelve algo inerte. Como dije, ahora reina un clima bastante bueno si lo comparo con el ambiente que viví cuando llegué a finales de curso en abril, pero tal vez solo se necesita algo más de tiempo hasta que los nuevos profes de este año se comporten como los anteriores cuando vine: cada uno a lo suyo y listo.

Yo de momento trato de no darle mucha importancia pues poco puedo hacer para cambiar la situación. Siempre ofrezco mi habitación (una de las más grandes en la escuela) para ver una película juntos o jugar algún juego de mesa. Siempre me uno a los partidos de baloncesto, fútbol... Participo del club de lectura que dos profes han comenzado ahora, y fui el único que acompaño a otro de los profes cuando este sugirió hacer una hoguera por la noche. Vamos, que ando en todos los tinglaos.

Comprendo que cada uno necesite su espacio y tiempo, pero es cierto que veces resulta demasiado aburrido este lugar. Rodeado de profesores y estudiantes que solo piensan en trabajar.

Por el momento, yo ya acabé de corregir exámenes finales, continuaré jugando al baloncesto, ajedrez, fútbol... con quien quiera, y abriré mi casa para ver pelis por la noche o cualquier otra cosa. Lo que sea para matar el tiempo libre.

Ando también planificando mi viaje a Kenia en diciembre. Miro que sitios visitar, trato de encontrar algún couchsurfer que me hospedé y me ayude, y ojeo los hostales y tours en safaris. Voy con otro profe, y espero que el viaje superé al anterior en Etiopía.

1 comentario:

  1. Qué feo eso de matar el tiempo... qué os habrá hecho él :P

    ResponderEliminar